Creemos que la Biblia es la infalible e inspirada Palabra de Dios.

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” [2a Timoteo 3:16].

De esta manera, la Biblia es la única autoridad dada por Dios al hombre para que éste le conozca y le ame.

En la Palabra de Dios, la Santa Biblia, hay tanto que muchos no conocen, y hay cosas que no creen. El Espíritu de Dios vino para guiarnos a toda verdad, especialmente a los que han tenido una buena experiencia cristiana. Tenemos temor de cualquier cosa que no haya sido enseñada en nuestra propia denominación, y estamos listos para llamarla herejía, falsa enseñanza, o fanatismo sin tomar tiempo para examinarla para ver si en verdad se encuentra o no en la Biblia [Vea Articulos de Fe]. Saulo de Tarso creía que estaba haciendo servicio a Dios cuando perseguía y encarcelaba a los Cristianos, pero después que Jesús se reveló a él y le habló, fue transformado maravillosamente. Más tarde declaró:

“… según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres” [Hechos 24:14]

¿Ha comparado Ud. la religión de hoy en día con la de los apóstoles? Ellos bautizaban (por inmersión) a todos los creyentes nuevos en el Nombre de Jesucristo (no en los títulos Padre, Hijo y Espíritu Santo). Recibían el bautismo del Espíritu Santo y hablaban en otras lenguas. Ellos creían y practicaban sanidad divina. Estas cosas son llamadas fanatismo por muchas iglesias modernas. ¿Quién tiene razón, la Biblia o las iglesias modernas?

“JESUCRISTO es el mismo ayer, hoy, y por los siglos.” [Efesios 4:5].

Muchas personas han heredado sus creencias religiosas de sus padres, y muchos de ellos nunca han tomado el tiempo para examinarlas a la luz de nuestra única guía, la Biblia. También hay muchos

“ciegos guías de ciegos” [Mateo 15:14],

que nunca han nacido de nuevo, y por eso no pueden interpretar correctamente las verdades de la Biblia.

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque se han de discernir espiritualmente” [I Corintios 2:14].

Jesucristo por medio de Su muerte, compró para nosotros una salvación mucho más grande que la que la mayoría de los llamados Cristianos conocen hoy en día, Mucha gente piensa que el arrepentimiento y el vivir lo mejor que se pueda es todo lo que hay en la salvación. Pablo dijo en Romanos 11:33,

“¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de DIOS! ¡Cuán insondable son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” Dios desea darnos la justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo [Romanos 14:17],

y al recibir el Espíritu Santo, encontramos una experiencia definida, con evidencia definitiva y sobre natural. Pedro y los judíos con él percibieron que los de la casa de Cornelio habían recibido el Espíritu Santo

“por que los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios” [Hechos 10:46],

y debemos esperar la misma evidencia hoy en día. Por no haber insistido en esa evidencia muchos han sido engañados en creer tener una experiencia que en realidad no poseen. Por esa razón hay mucha falta de vida en muchas iglesias y una falta de realidad en la vida de los que profesan ser cristianos.

Hoy en día, muchas iglesias predican sólo una porción de la verdad y por lo tanto reciben solo un medida de bendición; pero Dios ha provisto una salvación abundante para la persona entera: Espíritu, alma y cuerpo. Mucha gente dice que los eventos sobrenaturales de Dios fueron únicamente para los apóstoles, pero Dios no hace acepción de personas y la Palabra del Señor es la misma de ayer, hoy y por los siglos de los siglos. Dios quiere hacer por nosotros lo mismo que hizo por los apóstoles bajo las mismas condiciones. ¿Por qué negarse a conocer las verdaderas doctrinas y enseñanzas de la Iglesia primitiva?

La Biblia dice:

” Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo “. [2a Pedro 1:19-2]

La Iglesia Tabernaculo de Nueva Vida fue fundamenta su doctrina en la Biblia, siendo ésta la máxima y única autoridad de su Fe.